Aunque no son tan conocidos y exitosos como los Oral-B, los cepillos eléctricos Philips funcionan igual de bien. El problema es que hay tantos en el catálogo de Philips que resulta muy difícil establecer diferencias claras entre unos y otros.

En esta guía voy a tratar de explicarte esas diferencias entre modelos. Partiremos de la gama CleanCare + en adelante, hasta los Diamond Clean Smart, el tope de gama de Philips y seguramente el mejor cepillo eléctrico del momento.

Una ventaja de los cepillos eléctricos Philips con respecto a los Oral-B es que todos los modelos que vende actualmente Philips usan la tecnología sónica, incluidos los de gama más baja.

Philips Sonicare Clean Care

Cepillos eléctricos Philips: Philips Sonicare Clean Care

Estos son los cepillos eléctricos Philips de más baja gama. Son unos cepillos muy básicos, como puedes deducir por el propio diseño del mismo, consistente en un único botón de encendido y en una diminuta señal LED para indicar el estado de la batería.

Esta es de NiMH, algo habitual en cepillos de tan baja gama. Con una carga completa podrás cepillarte con una autonomía máxima 10 días, a un ritmo de 2 cepillados al día.

También dispone de un temporizador, tanto para los cuadrantes como para la finalización del cepillado, que es de 2 minutos. El cepillo emite una pequeña vibración para avisarte.

Tampoco hay mucho más que decir sobre él. Como ya digo, es realmente básico, con un único modo de limpieza que trabaja a 31.000 movimientos por minuto, y que emplea la tecnología sónica para una mayor limpieza entre los dientes y las encías.

El único elemento adicional incluido es un cabezal ProResults. Estos cepillos son compatibles con cualquier cabezal de Philips, salvo los PowerUp Battery y Essence.

Philips EasyClean

Cepillos eléctricos Philips: Philips EasyClean

Los EasyClean son prácticamente un reciclaje de los Clean Care, en el sentido de que ofrecen las mismas prestaciones en cuanto a cepillado.

Así pues, estos cepillos proporcionan un único modo de limpieza, a un ritmo de 31.000 movimientos por minuto, con un temporizador por cuadrantes y de 2 minutos de cepillado.

La principal diferencia con respecto a la gama Clean Care es que emplean baterías de iones de Litio, que además de ofrecer mayor durabilidad, ofrecen mayor autonomía, de hasta 3 semanas cepillándote tres veces al día.

El diseño es también distinto, con un mango más alargado, ergonómico y con una ligera inclinación del cabezal para alcanzar mejor los molares y llegar a zonas de difícil acceso.

El único cabezal incluido es un ProResults, y no se incluye ningún otro accesorio en el kit.

Philips Sonicare Serie 2

Cepillos eléctricos Philips: Philips Serie 2

Los Sonicare de la Serie 2 son otra alternativa en la gama baja-media del catálogo de cepillos eléctricos Philips.

Estos cepillos no suponen un gran avance respecto a los EasyClean, pues de hecho tienen el mismo modo de limpieza, con 31.000 movimientos por minuto.

Cuntan también con tecnología sónica, y un temporizador de dos minutos para el cepillado y de 30 segundos para cada cuadrante. La función EasyStart está presente también en este modelo.

La batería es de NiMH, y ofrece una autonomía de 2 semanas, una duración menor a la de los EasyClean. A diferencia de estos, el cabezal incluido es un Gum Health, apropiado para una eliminación más efectiva de la placa.

Philips HealthyWhite

Cepillos eléctricos Philips: Philips Sonicare HealthyWhite

Los Philips HealthyWhite están entre los más vendidos del catálogo de Philips.

Estos cepillos trabajan también a una velocidad de 31.000 movimientos por minuto, pero aquí encontramos ya 2 modos de limpieza: el Clean, que es el modo de limpieza diaria, y el White, específico para blanquear los dientes.

Salvo esto, las prestaciones son similares. Disfruta del temporizador de dos minutos y por cuadrantes, con la función EasyStart para la adaptación inicial y una batería NiMH con una autonomía de 2 semanas a ritmo de tres cepillados al día.

El cabezal incluido en todos los HealthyWhite es un Diamond Clean, que es, por así decirlo, el cabezal estándar de los Philips Sonicare.

Como detalle, mencionar que el kit HX6762/35, consistente en dos cepillos, uno de color rosa y otro azul, es muy barato, y una de las mejores opciones en relación calidad-precio del mercado.

Philips FlexCare Platinum

Cepillos eléctricos Philips: Philips Sonicare FlexCare Platinum

Los Sonicare FlexCare Platinum son ya los primeros cepillos eléctricos de gama alta de Philips.

Estos cepillos dan un importante salto adelante en cuanto a velocidad, ya que doblan la intensidad con 62.000 movimientos por minuto.

Estos son, además, los primeros cepillos eléctricos Philips en incorporar un sensor de presión. Este emite una pequeña vibración para indicarte que te estás cepillando los dientes demasiado fuerte.

Dispone también de más modos de limpieza, en concreto 3: Clean, White y Deep Clean. Independientemente de estos modos, se puede alternar entre tres ajustes de intensidad, para aquellos usuarios que prefieran una velocidad menor por problemas de sensibilidad.

La batería es de iones de Litio, y ofrece una autonomía de 2 semanas, a razón de tres cepillados al día, y con un tiempo de carga más reducido que los otros modelos, de solo 24 horas.

Hay que destacar también el hecho que existe un modelo llamado FlexCare Platinum Connected, y que viene con conexión Bluetooth. Al conectarlo con tu móvil y usar la app de Philips Sonicare (Android y iOS), puedes tener un asistente de cepillado a tiempo real en la pantalla de tu móvil, ofreciéndote avisos y consejos, el temporizador visual y las zonas que te has cepillado y las que te quedan por cepillar, gracias a su sensor de ubicación.

Como accesorios vienen dos cabezales de recambio y una funda de viaje, tanto en el modelo Connected como en el FlexCare Platinum sin Bluetooth.

Philips Sonicare Diamond Clean

Cepillos eléctricos Philips: Philips Sonicare Diamond Clean

Los Philips Sonicare Diamond Clean son uno de los mejores cepillos eléctricos del mercado.

Por supuesto con la tecnología sónica patentada por Philips, estos cepillos trabajan a 62.000 movimientos por minuto, con el temporizador de 2 minutos y con el de cambio de cuadrantes.

También disponen de la función EasyStart que traen todos los cepillos eléctricos de Philips. La desventaja más grande de este modelo es, sin duda, la ausencia de un sensor de presión.

Sí dispone de un buen número de modos de limpieza: limpieza normal, blanqueado de dientes, pulido, masaje de encías y sensible.

El diseño de los Philips Sonicare Diamond Clean es el más bonito de entre todos los cepillos eléctricos, con un elegante acabado mate que no es solo bonito sino también práctico, al evitar que se incrusten restos de dentífrico en él.

La batería, sin sorpresas, empleando una batería de iones de Litio y con una autonomía de 84 minutos, 3 semanas si te cepillas dos veces al día y unas 2 semanas si te cepillas tres veces al día.

Los Philips Sonicare Diamond Clean se pueden comprar en muchos kits de distintos colores y con uno o dos cepillos. En todos ellos vienen dos cabezales Diamond Clean, un estuche de viaje con cargador USB y un vaso que tiene carga inalámbrica por inducción.

Philips Sonicare Diamond Clean Smart

Cepillos eléctricos Philips: Philips Sonicare Diamond Clean Smart

Los cepillos tope de gama de Philips. Los Philips Sonicare Diamond Clean Smart son muy caros, pero se puede decir, con total seguridad, que son los mejores.

En cuanto a diseño son idénticos a los Diamond Clean, con ese acabado mate realmente elegante, los dos botones y las señales lumínicas para mostrar el modo seleccionado, pero por dentro son más completos.

Los modos de limpieza son 5, pero aquí encontramos también la posibilidad de regular la intensidad del cepillado en tres niveles, independientemente del modo de limpieza seleccionado.

Una característica muy llamativa de este cepillo es su reconocimiento automático del cabezal, escogiendo el modo de limpieza más apropiado para el cabezal que montes en él.

Tenemos también el temporizador de 2 minutos y por cuadrantes, y la función EasyStart que no falla en ninguno de los cepillos eléctricos Philips. Pero también cuenta con un sensor de presión.

Hay otros dos sensores más, el de fricción y el de localización. Estos se activan a través de la conexión Bluetooth y la sincronización con la app Sonicare. La app es la más completa de entre todos los cepillos eléctricos dentales, mucho más que la de Oral-B.

La batería es también de iones de Litio, con una autonomía garantizada para 84 minutos, 2 semanas si te cepillas tres veces al día.

Al igual que en los Diamond Clean normales, los Smart se venden en diversos kits de distintos colores y número de cepillos. Los accesorios comunes son dos cabezales de recambio, el estuche de viaje con carga USB y el práctico y bonito vaso con carga por inducción.

Hay otro kit, el HX9924/03, que es muy interesante, ya que además trae un spray para el mal aliento y un cabezal lingual TongueCare+ que elimina las bacterias acumuladas en los poros de la lengua.